martes, 20 de enero de 2009

Indefensión

Quantus tremor est futurus abracadabra gaviotas fantasmales en un lecho de madreselvas desdentadas y picos enhiestos bajo nubes de carcoma y fuentes de agua seca de tanto descenso por cogollos y esporas hasta la balsa corrupta de sombreros de copa y mitras respingonas bajo palios deshilachados y hojas secas por vericuetos soliviantados de tanta pretensión desaprensiva en búcaros y proscenios oscuros como cloacas donde anidan de noche las divinidades íncubas de porches y arcadas cuando tu quoque judex est venturus.

2 comentarios:

  1. Anónimo5/2/09 16:43

    Ya no recuerdo casi nada de latín. Claro que yo no fui seminarista.

    ResponderEliminar
  2. Dies irae! Te pillé!

    ResponderEliminar